Hace relativamente poco se celebró el E3, una feria que cualquiera que le gusten los videojuegos tendrá marcada en el calendario. Con este motivo se ha empezado a hablar de la próxima generación de videoconsolas, el futuro del ocio electrónico, el cine e incluso la música.

Como vemos año tras año la industria del ocio se va actualizando y desarrollando. Así que nos pusimos a pensar ¿Cómo serán las Escape Rooms en unos años? ¿Serán todas virtuales ò digitales?

Es evidente que cada vez se empezará a exigir más a las Escape Rooms, ya no serviría con tener un gran grafismo y unos candados extraños, las tecnologías que se utilizan tendrán que avanzar. Todo ello con el objetivo de conseguir una mayor inmersión en la historia, por ese motivo ahora muchas ya están teatralizadas, con actores que nos meten de lleno en la historia.

Pero hay un elemento que será clave en el nivel tecnológico que encontraremos en una sala, la temática. No llegaremos a usar las gafas de realidad virtual de Ramses, o sí. Pero las temáticas serán, en gran medida, las que determinen el nivel de tecnología que encontraremos en una sala.

Esto llevara, como ya se está viendo, a dos corrientes en las salas de escape que se definen como clásicas y modernas. Si bien siempre es interesante encontrar elementos nuevos que sorprendan, (las gafas de Ramses no, pero un holograma simulando algún tipo de magia, por ejemplo), pero siempre habrá espacio para el simple hecho de abrir un candado rudimentario.

Al fin y al cabo, como los mercados artesanales que se llenan cada fin de semana, hay algo que nos atrae en lo más sencillo. Lo vemos en la venta de discos de vinilos, que crece año tras año.

Pero las nuevas generaciones, más acostumbradas a trabajar siempre conectadas y pendientes de pantallas, conexiones y lo que antes se llamaban nuevas tecnologías, aunque algunas ya son hasta viejas, buscarán salas que les ofrezcan este tipo de elementos con los que están más familiarizados. Por lo tanto, estas salas más “actuales” se convertirán en tendencia en los próximos años, aunque el espíritu de hacer algo diferente permitirá que las clásicas conserven un gran público.

Desde luego, un elemento crucial, que ya lo es hoy en día, y lo será siempre, es el simple mantenimiento y reparaciones en la sala. Por mucha tecnología que se tenga, si falla constantemente, la sala no tendrá éxito, y si tus candados no se pueden abrir, pues tampoco es una gran noticia.

Por todo esto, seguramente empecemos a ver más tecnología en las Escape Rooms, pero en lugar de afectar en detrimento de esta forma de ocio, lo que conseguirán será desarrollarla y atraer a un público más amplio. Además, que se esté planteando el futuro, es una buena noticia, tanto para los que trabajamos en este sector como para los roomers, sobre el estado de salud de una actividad tan joven.

Categorías: Escape Room

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *