Ya hemos hablado de los que es una Escape Room, es un juego en el que entras en un escenario preparado y tu objetivo es salir de ahí. Hasta aquí todo bien, pero aún recuerdo las sabias palabras de mi ama cuando se lo conté: Si tienes que salir, ¿Para qué entras?

Reconozco que entonces no supe cómo responderle, me encontré indefenso ante tal aplastante argumentación. Pero cuando analizas más detenidamente los motivos por los que nos atraen los Escape Rooms, te encuentras ante una actividad muy completa.

Por un lado, tenemos una actividad de ocio diferente. En lugar de sentarte en una terraza ahora que llega el invierno… es una alternativa para pasar una tarde diferente. Además, como ya hemos dicho en otras ocasiones es activa, no puedes estar sentado, hay que moverse y sobretodo pensar, pensar mucho, pensar hasta tener agujetas en el cerebro.

Es una gran ocasión para trabajar en equipo, de ninguna Escape Room vas a salir por tus propios medios, o trabajas en equipo o fracasas. Ni siquiera una persona sola va a poder tirar de todo el equipo. Hay que coordinarse y comunicarse.

A diferencia de otras actividades, en esta te conviertes en protagonista. Al leer un libro, ver una película o escuchar música, en las que son otras personas las que intervienen y nosotros somos meros espectadores. A diferencia de estas, en una Escape Room, nosotros somos los protagonistas de nuestra historia, seremos arqueólogos, detectives, astronautas o nosotros mismos en situaciones que no hemos imaginado nunca. Los Game Master y las ambientaciones de las salas nos sumergirán en un mundo diferente y en una dinámica que nos enseñara nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades.

No solo las propias, al ser una actividad en grupo, conoceremos también a nuestros compañeros, veremos en qué flaquean, veremos cómo reaccionan a la presión y como se las apañan en diferentes retos.

Pero sin duda alguna, la única razón que realmente importa y que hace volvamos una y otra vez a enfrentarnos con la frustración y el bloqueo, con las locuras de los Game Master y con esas pruebas imposibles, es sencillamente, que es terriblemente divertido. Y al final es el único motivo importante.

Estos son solo algunos de los motivos por los que nos gustan los Escape Rooms, cualquiera puede tener otros diferentes y si aún no has jugado ninguna sala los descubrirás cuando salgas de la primera. ¡GO GO GO!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *