Unos de los activos que más se tratan a la hora de hablar de las Escape Rooms, es el trabajo en equipo. Se repite en todos los artículos, comentarios, blogs, noticias, etc. Es algo que os recordamos cuando el grupo llega a una sala.  “El trabajo en equipo es fundamental para poder llevar acabo esta actividad” y es cierto, pero también hay que saber diferenciar la utilidad de cada uno, basándose en su carácter o experiencia.

Por ello no es de extrañar, que su valor como fuerza unificadora entre personas con objetivos comunes, (toma frase de poster motivacional) haya llegado hasta las empresas que buscan fomentar la relación entre sus empleados.
 

escape room empresas
 

Al fin y al cabo, el trabajo siempre ha sido un sitio donde hemos planeado mil y una evasiones, nos conocemos los planes de emergencias al detalle.  Por ello, todas esas habilidades pueden ser puestas a prueba en una misión de escape.

El punto que prima en este tipo de actividades es encontrar la utilidad de cada trabajador, a post de explotar su potencial. Siempre encontramos jugadores que son líderes, creativos, ocurrentes, precavidos, … (haremos una entrada solo para perfilar los distintos tipos de jugadores). Estos rasgos son algo que además se busca en cualquier equipo empresarial.

Antes se hacía con salidas al campo, partidas de paintball o airsoft, otra actividad que ha conocido grandes grupos de empresas que buscaban aunar a sus trabajadores, pero que no es tan efectiva a la hora de ver la función de cada uno.

«Compañerismo. Ser un equipo e ir todos a una»

Además de los rasgos en la personalidad de los integrantes, sirve para ayudar al grupo a enfocar objetivos comunes, ponerles a todos una misma meta y que colaboren para obtener resultados, como si de un simulacro de trabajo se tratara. Muchas veces, como suele pasar en casi todas las partidas, las colaboraciones no son directas, pero es mediante la participación de los distintos individuos que se obtiene el resultado.

Quizá un miembro encuentra algo, otro lo analiza desde distintos puntos, quizá un par los organizan, otro recuerda algo que vio en algún punto anterior, y otra abre el candado gracias a los gritos de sus compañeros, como si de un equipo de futbol se tratara, intentan siempre ayudarse entre sí a post de lograr su objetivo común, escapar. En definitiva, ser UN EQUIPO.

Otro punto muy importante en estas actividades es la comprensión y el compartir opiniones, me explico, pongamos como situación que el sujeto A tiene unos grandes dotes de liderazgo, al igual que el sujeto B, ambos querrán tener la palabra y es ahí cuando entra la comprensión y el compartir las opiniones, y en vez de volverse la actividad una batalla desenfrenada por ver quién manda sobre el otro, se vuelve una agradable conversación en la cual se tratarían los dos puntos de vista y se llegaría a una solución conjunta, al fin y al cabo, ninguno de ellos es tu jefe, tan solo, es tu compañero.

¿Dispuesto a ver como tú y tus empleados os defendéis?


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *